Reducción de contaminantes

El futuro del automóvil depende en gran medida de una técnica eficiente para la reducción de las emisiones de sustancias contaminantes. El catalizador por sí solo no es capaz de llevar a cabo esta tarea. Con una competencia reconocida en torno al motor y los más de 30 años de experiencia en la producción en serie, Pierburg pone a disposición sistemas de aire secundario, sistemas EGR y mariposas del escape, para que los valores límite actuales también se puedan cumplir en los sistemas futuros.

Ya a principios de los años noventa, Pierburg desarrolló el sistema de aire secundario para un tratamiento posterior eficaz de los gases de escape. La diferencia entre las emisiones brutas y los valores límite requeridos ha hecho que esto sea necesario.

El aire secundario asiste al catalizador también en la fase de calentamiento del motor, ya que directamente después del arranque en frío, el catalizador no tiene ningún efecto de depuración de los gases de escape. Solamente estará listo para el servicio con una temperatura "light-off" de 300-350 grados centígrados. Al insuflar el aire secundario en el colector de gases de escape se produce una oxidación exotérmica de los hidrocarburos sin quemar y del monóxido de carbono. El calor que se libera permite que el catalizador alcance antes su temperatura de servicio. La construcción de la bomba secundaria de aire está diseñada de forma radial y se acciona por medio de un motor de corriente continua. El compartimiento del motor está blindado enfrente de la unidad de la bomba, para proteger el motor de condensado agresivo de gases de escape, y al mismo tiempo garantizar un servicio sin ruidos.

Con diferentes tipos de válvulas de aire secundario, neumáticas o eléctricas, con o sin sensor de presión, Pierburg permite preparar sistemas óptimos, también para aplicaciones futuras.

Otro medio para la reducción de emisiones es la recirculación de los gases de escape (EGR)

Otro medio para la reducción de emisiones es la recirculación de los gases de escape (EGR). Para poder cumplir valores de emisiones futuros, al sistema se le exigen grandes requisitos. Las finas tolerancias requieren un sistema EGR con circuito de regulación cerrado. Dependiendo del motor de combustión, encontramos el control de posición o una regulación de masa de aire.

El efecto de la recirculación de los gases de escape se basa en la reducción de la temperatura de combustión en el motor diésel y de gasolina. Esta temperatura reducida disminuye la generación de óxidos de nitrógeno. En el motor de gasolina se produce al mismo tiempo la desestrangulación del motor a carga parcial y, de esta forma, una reducción del consumo.

Un gran número de válvulas EGR, desde la válvula neumática con modulación de la presión de mando abierta, hasta las válvulas EGR por motor eléctrico, presentan, en caso de grandes fuerzas de ajuste, una muy buena exactitud de regulación y una gran dinámica

Las válvulas EGR en combinación con un refrigerador Pierburg de aluminio y mariposas del escape para el control de la diferencia de presión, permiten una marcada reducción de los óxidos de nitrgógeno. Una integración inteligente de todos los componentes EGR, como válvulas, mariposas, by-pass, refrigeradoras y tuberías, permiten una solución económica con una larga vida útil.

Contacto

Pierburg GmbH

Alfred-Pierburg-Str. 1
41460 Neuss
Germany
Teléfono: +49 2131 520 01 Telefax: +49 2131 520 645 E-Mail Route